El Gobierno, partidario de que el coste de eliminar el roaming se reparta entre usuarios y operadores