El Gobierno recurre en un 40 por ciento a la financiación público-privada para las obras en Galicia