Grecia, paralizada por la huelga