La subida del IVA podría afectar a alimentación, transportes, medicinas, vivienda, hostelería y espectáculos