"Hará falta más que deseos y discursos si España quiere evitar ser el enfermo de Europa"