Villanueva de la Torre, un pueblo hipotecado