Iberia y los sindicatos nombran un mediador pero la huelga continúa