Colas e indignación marcan la primera jornada de huelga en Iberia