Ibercaja reconoce que estudia todas las posibilidades, pero prevé seguir sola