Iberia se ve obligada a contratar a otras compañías para cubrir cinco rutas