Muebles de Ikea, ¿hechos en cárceles cubanas?