Irlanda descarta cualquier paralelismo entre la economía irlandesa y la griega