Izquierda Unida relaciona la bajada del paro con la utilización de "contratos basura"