El chef Jamie Oliver prepara un menú muy británico para la cena del G-20