El primer ministro de Japón aprecia síntomas de una crisis como Lehman Brothers, según 'Nikkei'