Jordi Fabregat (Esade) augura que la ayuda creará "presión" en los presupuestos de 2013