El reinado de Juan Carlos I, positivo en términos económicos