KPN pone en venta su filial belga e insiste en que sus accionistas rechacen la oferta de Slim