El ladrillo, falso crecimiento