Larga cola para dejar el currículum en el casino de Mallorca