Latinoamérica debe gestionar bien la bonanza que le permitirá crecer el 4,7 por ciento