Latinoamérica es la región en que más se tarda en abrir filial de firma extranjera