Invertir en las populares figuras de Lego, un negocio más rentable que el oro