La Ley Beckham, pensada para talentos y genios