La Ley de Cajas permite la participación privada y limita los cargos electos