Lluís Llongueras, despedido de su propia empresa por su hija mediante burofax