Londres podría eliminar 600.000 empleos públicos y abaratar el despido