La "inevitable" reducción del déficit debe seguir una "senda razonable"