Malmström reconoce que las compensaciones a los agricultores por el veto ruso "no son suficientes"