Marsans sigue vendiendo billetes pese a la prohibición de la IATA