Mejora la confianza de los consumidores, que anticipa una menor caída del PIB