Méndez dice que la reforma del despido objetivo es un guiño al sentido común