México rechaza sumarse a la "guerra de divisas" porque confía en su fortaleza