Blesa, increpado y agredido a su salida de los juzgados por preferentistas indignados