Blesa celebraba el éxito de la venta de preferentes