Miles de personas claman contra la reforma de pensiones en una Grecia paralizada