La Minera Escondida cerró 2008 con una caída del 45 por ciento en sus beneficios