Naturaleza y ciudad, una dualidad que marcará la moda de 2012