"Necesitamos trabajos, trabajos, trabajos", afirma Strauss-Kahn