El Nikkei cierra en su nivel más alto desde el desastre del 11 de marzo