El Nikkei cierra la semana con un cauto optimismo