El Nikkei, en su máximo de ocho meses gracias a un yen debilitado