El Nikkei, en su nivel más alto desde octubre, pese a la quiebra de GM