La OCDE incide en la "divergencia" existente en el crecimiento entre los distintos países miembros