El OIEA critica la falta de prevención de los gestores de Fukushima