La OPEP y la AIE dicen que las necesidades de inversión exigen mayores precios a medio plazo