La OPEP mantiene la producción pero está dividida ante el posible precio del barril a 100 dólares