La OPEP eleva la previsión de consumo en 2010 y anuncia la ralentización en 2011