Obama aumenta la presión en una carrera contrarreloj para aprobar el presupuesto