Obama vislumbra los primeros "rayos de esperanza" en la economía estadounidense